Autoconsumo

¿Necesitas un sistema energético de autoconsumo?

Tanto en la elección de los materiales como su instalación y mantenimiento podemos ayudarte en disponer de un sistema energético de autoconsumo.

¿A qué nos referimos con Autoconsumo Energético?

Según la Ley del Sector Eléctrico el autoconsumo se define como: “el consumo de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consumidor o a través de una línea directa de energía eléctrica asociadas a un consumidor”.

Cuéntanos el proyecto y trabajamos para darte las mejore soluciones.

autoconsumo energetico en canarias

Claves del autoconsumo energético en Canarias

Te contamos los puntos a tener en cuenta con todo detalle

En España, y en Canarias, lo que nos resulta más habitual de entender cuando hablamos de autoconsumo energético es la instalación de paneles solares. Pero cada vez más podemos comprobar como en otros Países como Dinamarca, por ejemplo, tienen el uso de miniéolica, biomasa o geotérmica.

La energía puede ser:

  • Consumida instantáneamente en la instalación sin que salga a la red eléctrica.
  • Puede usarse conjuntamente con energía tomada de la red cuando no cubre la demanda.
  • O verter los excedentes cuando sobrepase las necesidades de consumo.
Instalaciones para autoconsumo

La regulación que determina el marco económico para este tipo de instalaciones es la aprobada por el Gobierno de España el decreto de autoconsumo eléctrico, Real Decreto 900/2015.

El Ministerio de Industria afirma que esta regulación para el autoconsumo eléctrico “pretende avanzar hacia un sistema de generación distribuida”.

Claves económicas

Para empezar debes saber que este decreto de autoconsumo eléctrico establece la obligación de las instalaciones a contribuir a la financiación de los costes y servicios del sistema, en la misma cuantía que el resto de los consumidores.

Establece que, todos los consumidores sujetos a cualquier modalidad de autoconsumo, (estén o no registrados como productores) tendrán la obligación de contribuir a los costes y servicios del sistema por la energía autoconsumida, cuando la instalación de generación o de consumo esté conectada total o parcialmente al sistema eléctrico.

Sin duda este es uno de los aspectos más controvertidos del decreto.

Por un lado, establece que la energía excedente vertida a la red no tendrá ningún tipo de contraprestación económica, por otro, se establecen cargos de respaldo para sistemas no aislados con la excepción de los de pequeño tamaño.

Para el resto de instalaciones, la cuantía de los cargos está definida por la Orden IET/2735/2015.

En el artículo 3 de la citada orden, se fijan los precios de los cargos asociados a los costes del sistema y los cargos variables transitorio por energía autoconsumida de aplicación en territorios no peninsulares.

Establece un gravamen sobre el uso de baterías por cada kilovatio-hora de potencia que permita reducir la potencia que se demanda de la red.

La ley de autoconsumo eléctrico reconoce dos exenciones: Los pequeños consumidores de potencia contratada hasta 10 kilovatios y los extrapeninsuales (Canarias y Baleares).

En Canarias existe una contrapartida para la agricultura, pues limita el autoconsumo energético con energía eólica en desalación. Según la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias, ASAGA, el 100% del cultivo de pepino de Gran Canaria, el 70% del tomate y el 50% del plátano se producen con agua procedente de desaladoras. El decreto de autoconsumo incluye una disposición que obliga a que la potencia eólica instalada sea menor que la potencia de la planta desaladora, una limitación que afecta a la posibilidad de autoconsumo de las pequeñas cooperativas.

Detalles técnicos y legales

El reglamento para el autoconsumo eléctrico no es de aplicación en las instalaciones aisladas de la red eléctrica. Pero sí en todas las conectadas, aunque no se vierta energía a la red.

Todos los propietarios de instalaciones de autoconsumo deberán legalizar dicha instalación. Así como los propietarios de kit de autoconsumo fotovoltaico, que deberán darle de alta.

Para ello, se debe solicitar un punto de conexión a la empresa eléctrica, instalar los contadores adicionales necesarios y registrarse en el Registro de Instalaciones de Autoconsumo dependiente del Ministerio de Industria, entre otros requisitos.

España se ha situado a la cabeza de las legislaciones más restrictivas y con más cargos sobre el consumidor que apuesta por este tipo de instalaciones. No obstante, la evolución de la normativa de autoconsumo en otros países puede reflejar tendencias futuras más abiertas que puedan converger a un sistema comercial distribuido en el que los productores puedan vender directamente a los consumidores y los precios sean fijados en función de la oferta y la demanda.

¿Qué necesitas? ponte en contacto con nuestro equipo para instalaciones de autoconsumo en Canarias.